BoconeS Puppets

▶ Sabías que ❓ los Valores más Importantes de la vida se aprenden ¡Jugando!

El Juego Simbólico

El juego simbólico se trata de una actividad que ayuda a ampliar el lenguaje, desarrollar la empatía y, sobre todo, consolidar representaciones mentales. También es una vía para que los niños canalicen sus preocupaciones e incluso les permite encontrar soluciones a sus conflictos, ya que se recrean diferentes situaciones comunes a través del juego.

El Juego Simbólico

¿Qué es el juego simbólico?

El juego simbólico es un tipo de juego en el que el niño recrea y representa todo lo que ocurre a su alrededor. Como su propio nombre indica, se trata de un juego donde se simboliza la realidad. El juego simbólico es necesario para el desarrollo de los niños y niñas, y se da de forma natural como parte de su aprendizaje y crecimiento. Es una actividad espontánea de la infancia, donde el pequeño crea otros mundos, inventa realidades y juega a ser otra persona.

Se trata de una actividad que ayuda a ampliar el lenguaje, desarrollar la empatía y, sobre todo, consolidar sus representaciones mentales. También es una vía para que el niño canalice sus preocupaciones e incluso le permite encontrar soluciones a sus conflictos, ya que recrea diferentes situaciones a través del juego.

Generalmente el juego simbólico comienza a los dos años, aunque depende mucho de la madurez psicológica de cada niño. Esta actividad aparece cuando el pequeño desarrolla la capacidad para crear y trabajar mentalmente con los símbolos.

En un primer momento, el niño se limita a reproducir la vida cotidiana de los adultos, los cuentos que les leen sus padres y los dibujos animados que ven. De hecho, a los dos y tres años la visión del niño aún es muy egocéntrica, y prefiere jugar solo o con sus padres. Sin embargo, poco a poco, a medida que se consolida el lenguaje, su imaginación y la capacidad de representación va recreando escenarios más complejos, frutos de su fantasía, e incluye a otras personas en el juego.

 

El juego simbólico para impulsar el aprendizaje

En los colegios, el juego simbólico es probablemente el mayor instrumento de aprendizaje que existe, y los educadores son muy conscientes de ello. Habitualmente, se condicionan en el aula espacios temáticos, por ejemplo: una cocina de juego con utensilios típicos para cocinar, alimentos, un rincón de cuentos, un rincón de peluquería, otro rincón de coches, con garajes y diferentes modelos de coches, un rincón de música, con instrumentos adaptados para cada edad…

comprar juguetes simbólicosOrganizar la clase en rincones es una estrategia pedagógica que persigue el desarrollo de los distintos aprendizajes del niño en función de sus necesidades, permitiendo así su integración. Se organizan pequeños grupos que juegan a la vez, con supervisión de sus maestros o pedagogos. Jugando interactúan entre ellos, imitan a los adultos, se ponen en su lugar, y van construyendo sus propias narraciones simbólicas. A su vez, desarrollan la imaginación, la creatividad y se expresan e intercambian emociones, tanto positivas como negativas. Se crea liderazgo, se aprende a tomar decisiones individuales y en grupo. De este modo, la inteligencia emocional y la racional se van desarrollando con el simple acto de jugar.

Para seguir profundizando en el tema, os recomiendo leer el post Por qué todos los niños deberían jugar con materiales no estructurados, como bien dice su autora, no todos los juguetes tienen el mismo potencial de simbolización. En general, los juguetes o los ambientes estructurados exigen menos imaginación, y por tanto menos ejercicio de simbolización que los no estructurados.

 

El juego simbólico como herramienta de terapia

El juego simbólico es esencial para el desarrollo de habilidades cognitivas, lingüísticas, emocionales y sociales desde muy temprana edad. Por ese motivo es un instrumento privilegiado para utilizar cuando surgen dificultades a cualquiera de esos niveles, y desplegar un buen enfoque terapéutico. 

El juego simbólico amplifica las habilidades verbales para poder expresar pensamientos, sentimientos, reacciones y actitudes con más claridad en la edad temprana de la infancia. Muchos terapeutas utilizan el juego en terapia, lo que se conoce como terapia de juego. Es muy útil para establecer una buena alianza con el niño a partir del juego compartido entre terapeuta y el pequeño paciente. Ayuda a este a expresar sus sentimientos, su vergüenza, su frustración, su miedo, su angustia, y ayuda al terapeuta a entenderlos a través de los personajes del juego. El niño habla a través de ellos, y el terapeuta también. 

El juego es un espacio protegido, donde crear o proponer alternativas sin miedo a equivocarse. Se crean historias y se construyen narraciones que apuntan a lo real, a lo que el niño y la niña viven en sus vidas reales, en casa o en el colegio, con los padres, hermanos, compañeros, etc. Todo esto sucede a través del juego simbólico.

Porque, hasta cierto punto, el juego es para el niño lo que el lenguaje es para el adulto, y los juguetes son para él lo que las palabras son para nosotros. Por tanto, cuando el terapeuta juega, se pone al nivel de su pequeño paciente. Habla su lenguaje, le escucha, crea y pone significado a lo que va ocurriendo, y le pregunta por su mundo interno a través de los personajes durante el juego.

Autor del Post

Fundador de BoconeS . Artesano de Títeres . Creativo . Web Developer

¡Buenas! Mi nombre es Daniel. Como artesano me dedico al Diseño y Confección de personajes, títeres y marionetas desde mi pequeño taller en Cádiz (España). Trabajando bajo mi propia marca comercial «BoconeS®»